Connect with us

Nacionales

Yo tenía 16 años cuando mi padre fue asesinado en San Juan de la Maguana, entrevista a Dr. Rafael Achecar Chupani realizada por Ike Méndez (SEGUNDA PARTE)

Published

on

José Enrique Méndez Díaz: ¿De qué manera recuerdas hoy en día a tu padre?.

Dr. Rafael Achecar: En la página literaria de El Caribe de entonces, escribí un poema, que está inscripto en la lápida de la tumba donde está enterrado mi papá en Pimentel: 3 DE ENERO Rafael Achecar Chupani A mi padre, J. Alfredo Achecar

Déjame pasar los dedos por tus heridas abiertas y darme cuenta que tu sangre es tu sangre, para heredar de ti también, el néctar agobiante de los muertos.

Dime cómo estás pasando el silencio del suelo, si se alegraron al verte llegar muerto, que te dijo la bóveda del cementerio al verte envuelto en mi bandera. Dime como te fue. Todavía recuerdo tu agonía roja, la actitud erecta de tu cuerpo y tus largos brazos abiertos, como queriéndole dar cabida al veneno que serpentea el aire estremecido ante ti, que caíste.

El mural de tu vida lo pinté de blanco y tu hija estampó su beso inocente, para tener de ti el valor que me diste, el mismo que diste a los que se llamaron tus amigos y que te engañaron, al tú estrechar su mano desconocida.

Te fuiste comenzando, principio de mes, principio de año, 3 de enero. No he colocado sobre la tumba callada de tus huesos, una flor, es que sólo pienso darte una rosa: la consumación del grito rebelde de tus hijos.

Palabras de Pedro Mir, al leer el poema:“Hay una gran honestidad en este poema. Honestidad ante la palabra, honestidad ante el tema, honestidad ante el pueblo. Sólo de esa manera se hacen los grandes poetas. ¡Achecar se está haciendo!
Que triunfo para el bien de todos.”Pedro Mir

José Enrique Méndez Díaz: ¿Si pudiéramos entrevistar hoy en día a tu padre ya fallecido ¿Qué piensas nos contaría?

Dr. Rafael Achecar: Esta mañana escribí una “entrevista” a mi papá usando las mismas preguntas que tú le hiciste al Dr. Viñas Bonelly, pero como si fueras tú que entrevistaras a mi papá, estando ya él muerto y yo contestando por él. Me fue un poco difícil y extraño, pues mi padre hablaba de su propia muerte a través de mí. Después que lo vi escrito en un papel, no creo que sea buena idea. La respuesta a la pregunta sobre su militancia en el Catorce de Junio, me parece todavía oír a papá decir o pudo haber dicho: “Mis inquietudes sociales y de libertad para el pueblo dominicano eran las mismas que el 14 de Junio profesaba. Mi identificación con la causa de liberación apoyando los principios del Movimiento, el ofrecerle las ondas radiales de Radio San Juan para la transmisión de su programa político, la constante observación que el gobierno de la época me sometía, las amenazas, la vigilancia, el fichamiento, mi comprometimiento moral y de ideas con mi hermano y mi sobrino, el ambiente de anti-trujillismo que reinaba en el recinto de la estación de radio, eran características de activismo e identificación con el 14 de Junio.”

José Enrique Méndez Díaz: Tengo entendido que el Lic. José Alfredo Achecar al igual que muchos de sus ancestros tuvieron la valentía de luchar por la libertad política de nuestro
País, oponiéndose firmemente contra la tiranía de Rafael Leonidas Trujillo.

Cuéntenos sobre la participación política de tus familiares en estos días de estremecedora inquietud social en la República Dominicana.

Dr. Rafael Achecar: La raíz política anti-trujillista de la familia Achecar se remonta a los años, quizás de los 40, cuando el hijo mayor de Javier y Paula (Abla) Achecar, (los padres de mi papá) Felipe Achecar, médico se unió a Juancito Rodríguez en un complot anti-trujillista, me cuentan que hubo una redada, hubo presos, torturados y finalmente se le dio la oportunidad de salir exiliado del país, sinceramente no sé cómo Trujillo no los mató a todos. El Dr. Felipe Achecar se mudó a Puerto Rico y nunca más volvió a pisar tierra dominicana, quizás bajo la amenaza de perder su vida si lo hacía. Él era mi tío y mi padrino de bautismo y nunca lo conocí.

Después de él salió Antonio Achecar con su familia y se mudó a Venezuela, tenía dos hijos, Tonino, Yamil y una hija Salimé, su esposa Julia Kalaff, era oriunda de San Francisco de Macorís. Desde principios de los años 40 o mediados de los 40, los Achecar eran vigilados, cada movimiento de ellos era examinado detenidamente, fueron forzados (como muchos otros dominicanos) a dar una cara, que no era realmente la que querían mostrar. Mi padre se convirtió sin quererlo, en el “hijo mayor” (en realidad era el tercero) de su familia, pues sus dos hermanos mayores habían salido del país con un historial anti trujillista.

Esa condición convirtió entonces a mi papá en el más observado, el más escudriñado, como estudiante de la universidad, como profesional, y luego como propietario de una emisora de radio, que fue siempre la primera en las diferentes regiones donde se instaló, en Pimentel, en Salcedo, fue la segunda, pero en realidad La Voz de Quisqueya era con la que la gente se relacionaba y naturalmente la primera en San Juan de la Maguana.

En Salcedo, hubo una amistad breve entre mi papá y Minerva Mirabal, quien participó en algunos programas-comentarios (no recuerdo si eran necesariamente comentarios de índole política) en la emisora, antes de ella inmortalizarse. Años más tarde papá tuvo que explicar al gobierno y sus espías la simplicidad, inocente y corta amistad con Minerva Mirabal. El hijo mayor de Antonio Achecar, Tonino, llegó a Santo Domingo en la Gesta del 14 de Junio y naturalmente asesinado, y la familia Achecar, específicamente mi padre, siguió sufriendo las vigilancias, escudriñamientos y espionaje de su vida, ahora con “mucho más razón” con la llegada de Tonino en la invasión del 1959. Mi padre al ser propietario de un medio de prensa, como lo es una emisora de radio era el blanco preferido de los trujillistas.

En junio del 59 mi mamá, mi hermano José, mi hermana Josefina, de apenas 3 años de edad y yo estábamos en Pimentel pasándonos unos días, mi papá estaba tan ansioso de que regresáramos a San Juan, pero su deseo de ir a buscarnos, se lo impendía la estricta vigilancia de los militares y los espías trujillistas, que decidió escribirle una carta a mi mamá usando palabras claves de un dialecto que es conocido entre la familia Chupani, y mi papá sabía algunas palabras, así llegó la carta escrita en ese “idioma” extraño y comprendió mi mamá el mensaje y pudimos salir para San Juan para estar juntos como familia.

Una vez identificados algunos de los invasores de junio, entre ellos Tonino Achecar, a mi papá se le obligó ir a la fortaleza de San Juan a interrogatorios por parte de los militares y los agentes del SIM (Servicio de Inteligencia Militar de Trujillo), eso era algo que sucedía más de una vez por semana. José Aquino, locutor de la emisora, oriundo de La Vega era un antitrujillista declarado y recuerdo conversaciones entre él y mi papá casi en silencio discutiendo la situación de entonces. Durante la “Era de Trujillo”, Petán Trujillo, propietario de La Voz Dominicana, envió un retrato de él autografiado y con “especial” dedicatoria a mi papa con una carta ordenándole lo mostrara en un sitio visible de la estación de radio, como queriendo decir, nosotros te controlamos y harás lo que te decimos.

En ocasiones, Trujillo se ideaba que ciertos sectores de la población le rindieran homenaje en el Palacio Nacional y esta vez les tocó a los farmacéuticos. Llegó a mi casa una carta con instrucciones específicas para que papá se trasladara a la capital a darle la mano a Trujillo, en señal de solidaridad. Mi papá fue el único farmacéutico que salió fotografiado dándole la mano a Trujillo en la página primera del El Caribe, yo recuerdo ver la foto y recuerdo también que en vez de usar su nombre hubo un error y el pie de la foto lo señaló como Carlos Alfredo Achecar, en vez de José Alfredo Achecar. Yo no creo que el hecho de salir mi padre con Trujillo saludándose, entre los miles de farmacéuticos que asistieron al evento, fue una coincidencia, sino algo complotado y tramado, para avergonzarlo, desacreditarlo y castigarlo enfrente de su familia y el país.

En la época que se transmitía el programa grabado del 14 de junio, mi papa recibió un sin número de cartas anónimas que él leyó algunas enfrente de sus hijos, otras que le leyó a mi mamá solamente y otras, probablemente que nunca las leyó. De las que yo tengo conocimiento, hablaban en una forma amenazante en contra de su vida, hablaban de quemar la emisora, las amenazas se extendían a sus actividades fuera de la emisora, como su presencia en el “play “de pelota, que estaba cerca de donde vivíamos. Mi papa era un consumado beisbolista, fue promotor y manager del equipo de pelota de Pimentel por años, y siguió apoyando el béisbol en San Juan.

Recuerdo también que en varias ocasiones nos habló directamente a José, mi hermano y yo sobre las cartas y nos pidió cautela y mucho cuidado cuando estuviéramos en la calle, específicamente montando nuestra bicicleta por las calles de San Juan: -“cuando se desmonten de la bicicleta miren para todos lados y cerciórense de que no haya nadie sospechoso alrededor de ustedes” me parece todavía oírle. A unas cuantas casas de la emisora se instaló con su familia el conocido “calié” Martínez Carvajal o Carvajal Martínez, quién hacía su patrullaje a pie constantemente enfrente de mi casa y era asiduo visitador de la estación, y eso no era coincidencia, era parte de una trama para perpetuar la vigilancia de las actividades de mi padre.

Como niño que era a la hora de su muerte y en los años antes de su muerte, estoy seguro que él no nos informaba de todos sus choques con el sistema represivo de Trujillo y el mismo sistema después de la muerte de Trujillo, pero sin Trujillo. También creo que él no le informaba a mi mamá de su lucha externa e interna para enfrentar estos atropellos. Como ser humano, amante de la vida, para la protección de su familia, era mejor el silencio, y creo a veces que eso explica esa timidez que le conocí, un silencio impuesto por la fuerza a muchos dominicanos de la época.

Su asesinato no fue un hecho al azar, que pasó porque él estaba sentado trabajando en la estación de radio de su propiedad, ese 3 de enero de 1962 a las 6 y pico de la tarde. Su apoyo incondicional de ofrecer las ondas de Radio San Juan al Movimiento 14 de Junio, para la difusión y denuncia del estado de cosas de la época, fue una muestra de su valor y enfrentamiento a aquellos quienes lo habían estado acosando por tanto tiempo, fue un grito de ¡BASTA YA! para parodiar la popular consigna de la época, a los que lo amenazaban, a él, su familia, su país, donde él estaba realizando sus sueños y los veía cristalizarse en San Juan de la Maguana.

La orden de matar fue dada con la intención de eliminar a cualquiera que en ese momento estuviera presente en ese día y a esa hora en Radio San Juan, los valerosos dirigentes del 14 de Junio, a mi papá y si yo no me hubiese retrasado por unos minutos , a mí también.

Era una orden de eliminación en que no se haría una selección de quien iba a vivir y quien iba a morir, en la mentalidad de los asesinos, aquellos que dieron la orden y aquellos que la ejecutaron, lo único importante era “erradicar” los ideales del 14 de junio y a individuos como mi papá, que se identificaran con ellos y sembrar pánico y desolación entre las familias y la población, y hasta cierto punto, lo lograron. Mi padre fue asesinado bajo órdenes de silenciar su albergo a la protesta, de oprimir su rebeldía interior, que le quemaba desde años. Si él no hubiese estado en la emisora a esa hora en ese día y en vez estuviese estado yo y todos los miembros del Comité Central del 14 de Junio sanjuanero, nos hubiesen matado a todos y mi papá hubiese muerto preso y torturado o de la pena inmensa de ver su hijo muerto y aquellos que luchaban por los mismos ideales que él luchaba.

Esa era la clase de hombre que era mi padre, Lic. J. Alfredo Achecar.Omitiré, por ahora, lo que nos tocó vivir, a mi familia y a mí después de la muerte de mi padre y espero que algún día pueda hacerlo.

José Enrique Méndez Díaz: En una reflexión final, ¿cómo fue para ti el crecer en familia, sin la presencia física de tu padre?

Dr. Rafael Achecar: Cuando se tiene 16 años uno todavía quiere seguir asustando a las muchachas con arañas que se capturan en los pisos, las paredes de las casas y subiendo los árboles de los patios. Jamás se piensa a esa edad que de repente tienes que enfrentarte con esa única verdad y no se le puede dar marcha atrás a los relojes y se comienza a crecer sin uno quererlo, ni se acuerda ya uno de continuar asustando a las muchachas con las arañas capturadas, porque ahora hay una vida que enfrentar, porque hay que comer, vestir, ir a la escuela, seguir rezando, conseguir trabajo, comprar libros, enfermarse y sanarse, esconderse de los que persiguen, volver a salir, sobrevivir las atrocidades de los necios, pagar la renta, sonreír, continuar visitando el cementerio y “tocar tus heridas abiertas para heredar de ti también el néctar agobiante de los muertos.” Entonces darle gracias a Dios por el día y para que me prepare para el día de mañana y comenzar de nuevo.

Fue un día perezoso, con la rutina que tienen los muchachos a la edad de 16 años: montar bicicleta, tirar algunas bolas en el canasto de baloncesto en el patio del colegio de monjas, buscar a los amigos, dormir siesta, jugar con mi hermano José y mi hermana de cuatro años, Josefina, prepararse para la cena, y comenzar a las seis y media de la tarde mis tres horas de turno de trabajo en Radio-San Juan-La Voz de Quisqueya.

Después de todo, era un 3 de enero, todavía estábamos celebrando Navidad, que en esa época se prolongaba hasta el Día de los Reyes Magos.

Encontré a mi padre asesinado detrás de su mesa de trabajo, a la hora que San Juan de la Maguana se preparaba a abrazar a los hijos, el mismo instante que los esposos se contaban los pormenores del día.

Tras años de acosos, de vigilancias, de miedo, de coraje, de tenacidad, de cooperación, mi padre murió por la lealtad a su familia, a los humildes, a quienes tanto protegió, por su Patria. Murió por ti y murió por mí. Mi madre tuvo que re-inventar la vida y construyó piedra a piedra un destino que se sostuvo bamboleando minuto a minuto en las fuerzas de sus brazos.

En las fotos mis padres Alfredo y Amparo en su juventud.
Mi padre y yo con mi primera bicicleta.
Mi padre y José en un día de playa en Puerto Plata.
Aún seguimos buscando esa foto de mi padre y Josefina.

3 de Enero

Déjame pasar los dedos
Por tus heridas abiertas
Y darme cuenta
Que tu sangre es tu sangre
Para heredar de ti también
El néctar agobiante de los muertos.

Primera estrofa del poema 3 de Enero, publicado en Santo Domingo e inscripto en la lápida de la tumba de mi padre.

Rafael Achecar Chupani

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nacionales

Temístocles Montás: PLD debe convertirse en intermediario principal entre el pueblo y el Estado

Published

on

SANTO DOMINGO.- El presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) Temístocles Montás,  indicó este domingo en la organización del IX Congreso Ordinario José Joaquín Bido Medina que el gran reto de esa organización, que encabeza la oposición a la presente gestión de gobierno,  es   convertirse en el principal intermediario entre el pueblo y el Estado, estableciendo una línea política que refleje el compromiso del partido  con los sectores más necesitados del país. (más…)

Continue Reading

Nacionales

Fallece dirigente política y educadora Ivelisse Prats de Pérez

Published

on

SANTO DOMINGO.- Falleció este domingo, a los 89 años de edad, la reconocida dirigente política y educadora Ivelisse Prats, tras padecer complicaciones de salud.

La información fue difundida a este medio por una fuente, quien pidió reserva de su nombre. (más…)

Continue Reading

Nacionales

La Pepca abre expediente al PLD; Citan a Temístocles Montás

Published

on

Ramón Cruz Benzán

SANTO DOMINGO, RD.- La Procuraduría de Perse­cución de la Corrupción Administrativa (Pepca) ha pedido la comparecencia del presidente interino del Partido de la Liberación Dominicana (PLD, Juan Temístocles Montás, para cuestionarle sobre reve­laciones de dificultades que habría puesto ese en­te político a los trabajos de auditoría de la Cáma­ra de Cuentas a los fon­dos recibidos de la Junta Central Electoral (JCE) durante 2012 y 2016. (más…)

Continue Reading

Tendencias, Nacionales, Locales