Connect with us

Opinión

¿Es cierto? dueños de periódicos digitales sin lápiz, papel, pupitres y sin formación ética, se comen la moral de la sociedad

Published

on

San Juan de la Maguana.- Es sabido por un amplio segmento de la sociedad, una práctica temeraria y abusiva que es de conocimiento en los sectores con incidencia pública, la implementación del asesinato moral, manipulación de información y la creación de noticias falsas asimilada como mecanismos existentes, promovidos por acreditados extorsionistas, donde un personaje que dice representar un medio digital se dedique a determinadas prácticas para perseguir la búsqueda de objetivos que no comulgan con ningún lineamiento de la moralidad en el oficio de la comunicación y un periodismo a que choca con el Código de Ética y del Periodista que sí cursó estudios universitarios.Aunque muchos empíricos del periodismo no lo crean así, por el solo hecho de beneficiarse de una ley obsoleta y de un anacronismo jurídico que va contra el rigor científico de toda actividad humana. La comunicación, ha causado un revuelo de alto calado deontológico en el debate nacional en lo que respecta a la practica periodística que demanda la sociedad actual.

Los medios de comunicación tradicionales han actuado siempre bajo la constante reguladora del Estado y ante el consumo en confianza de sus lectores y espectadores.

Fruto del avance de la Sociedad de la Información y Comunicación, los medios han tenido que hacer sinergias con las redes sociales, su principal anclaje en la divulgación de la información, traspasando los criterios de ley y procedimientos éticos ante la actividad profesional del periodismo, al campo desregulado y minado por personeros que utilizan una página digital para usurpar la función efectiva de comunicar con profesionalismo, aprovechando sin responsabilidad individual el Ciber Espacio.

En nuestra sociedad, existen individuos no regulados, sin academias ni formación moral y en valores, quienes con noticias falsas extorsionan, estafan, roban honras, valiéndose de individuos que lucen detrás de ellos, quienes narigonean e instruyen para tales prácticas dañinas en detrimento de personas y entidades para sacar pingues beneficios económicos y hoy lucen bien planchadas guayaberas, trajes finos, buenos vehículos y además se han convertidos en empresarios del préstamo informal.

No es casual, que para cobrar y sacar provechos económicos se sirvan de las bondades de las plataformas que brindan las redes sociales, y otras vías, para chantajear con informaciones no sustentadas en confirmación u oficialidad.

Causa espanto y asombro el hecho de que “grupo de comunicadores o periodistas” las comillas son mías, se dediquen a una industria de la extorsión, generando tendencias, apostando al “argumentum ad pasiones”, lucrándose y saliéndose con las suyas, constituye la mayor ofensa al ejercicio de la comunicación y sobre todo a aquellos que hicimos una carrera universitaria para vivir del periodismo ético y decente.

Es de saber, que un amplio segmento de la población sostiene que el principal medio por donde operan estos individuos sin escrúpulo ni respecto a la dignidad humana, se encuentran en los blogueros, periódicos digitales representados por personas sin formación moral y académicas y en las redes sociales. Por el impacto que estas causan, y el morbo que genera presentar informaciones negativas sobre alguien.

Lo que hace inminente la necesidad de establecer mecanismos de control a lo que se expone en libertinaje puro y duro en las redes sociales, y la de establecer prácticas que alineen al periodismo con sus principios éticos.

El Siglo XXI será caracterizado por ser el período de la comunicación bajo el andamiaje de la tecnología y el uso de la información.

Hoy ya se habla del concepto de la “Sociedad en Red”, en donde podemos apreciar sus consideraciones con respecto a los nuevos mecanismos de relación social entre los individuos mediante plataformas tecnológicas que viralizan la información brindada, pero no en vía de orientar, ni informar, si no extorsionar y de eso los hay por montones.

Se hace necesario delinear, comparar entre sociedad real y sociedad virtual, sobre el sustento del internet como el todo de un universo que sirve de base para que los individuos cooperen entre sí, desde dimensiones de relación y cohesión político y social derivados de los fenómenos acontecidos en los planos de lo global y local.

El mismo define las redes sociales como “un conjunto de todos interconectados”. Caracterizadas por ser abiertas, con capacidad de expansión sin fin, suponiendo un afán en la divulgación colectiva.

El límite y la responsabilidad en el uso de las plataformas tecnológicas han descentralizado el ejercicio de divulgar contenidos con propósitos de opinión, informar o de hacer propaganda.

Hoy cualquier individuo sin ir a una universidad se llama comunicador, periodista o cientista de la comunicación, es por ello de fortalecer el Instituto de Protección al Periodista Profesional (IPPP), ya que un carajo a la vela con su teléfono celular, puede hacer llegar a miles de millones de usuarios interconectados, y hasta incidir en los medios de comunicación tradicionales.

Esto tiene ya un control, un registro y la historia de casos en los tribunales lo demuestran, casos resientes donde ya hacedores de opinión han sido condenados y otros seguirán siendo por el uso desproporcionados de los medios y las redes sociales. Lo que plantea un gran debate con respecto al derecho.

La “libertad de expresión” lo sostiene un código de normas y jurisprudencias donde los Estados tienen la necesidad de tener que regularlas, en términos de control de los contenidos.

En las propuestas más acertadas se hace necesario la regulación de los medios digitales, y que estos sean dirigidos por verdaderos profesionales de la comunicación.

Dicho, así como solución alternativa a los conflictos que surjan entre estos con la sociedad y el avance de la impronta legislativa que en estos momentos cursa por ante el Congreso Nacional y sobre todo para sancionar el surgimiento de un ilícito de opinión o divulgación, con impacto en diferentes jurisdicciones.

El objeto que el colectivo demanda es, el de combatir la amoralidad ante todas las plataformas tecnológicas o tradicionales.

El chantaje y la extorsión en redes sociales en la República Dominicana tiene que acabarse yá, para que haya armonía entre El derecho, el periodismo, la comunicación y los criterios éticos-deontológicos de las partes involucradas, o decir: Padre mi reputación, mi moral y mi dignidad te la encomiendo, antes qué un bloguero en las redes sociales me la destruya.

El Autor es abogado y periodista
Leandro Ortiz de la Rosa

Opinión

NO FUE REVOLUCION. AQUI HUBO ELECCIONES

Published

on

Por: Bolivar Lorenzo Beltre

San Juan de la Maguana.- Aquí no se ha hecho una revolucion o creen ustedes que una revolucion es bañarse, perfumarse y ponerse en una fila cada 4 años y echar un papelito. (más…)

Continue Reading

Opinión

¿Por que la mortificación y mediocridad, desencadena en la envidia?

Published

on

Mortifica el hecho de ser distinto y triunfador. Yaqui Nuñez del Risco.

Mortifica el hecho de no caer bien a todo el mundo, pero todo el mundo quiera tener una base cognitiva como la tuya.

Mortifica el hecho de no ser uno más del montón, sin complejos ni tomar en cuentas en lo más mínimo el nombre de tus detractores.

Mortifica el hecho de a diarios recibir la realidad de la verdadera historia de los moralistas de pacotillas que no saben escribir correctamente una cuartilla.

Mortifica el hecho de no ser corriente, vulgar, con determinada capacidad y no incurrir en la extorsión, la desinformación, ni la manipulación.

Mortifica el hecho de ser desente, respetuoso y que nadie cuestione ni ponga en entredicho tu capacidad y tú moralidad.

Mortifica el hecho de que como profesional digan que eres competente y no corriente.

Mortifica el hecho de ser invitado a comparecer a distintos encuentros con personajes de proyección nacional y en especial de aquellos que han hecho de la profesión un apostolado.

Mortifica el hecho de venir de orígenes humildes, y hoy esté a la vanguardia, mientras otros y sin proponertelo se quedan atrás.

Mortifica el hecho de qué a diarios puedas decir, soy un profesional acabado, competente, exitoso, progresista sin cavildear reconocimiento por el hecho de saber ser quien soy, fuera de lo que piense la mediocridad…

Mortifica el hecho de ser quien representa una institución familiar compuesta por profesionales acabados, instruidos y con la suficiente calidad moral y profesional en la sociedad.

Mortifica el hecho de no mirar hacia atrás, ante los ataques alteros y despiadados de personas que su único norte en la vida ha sido la destrucción del humano.

Mortifica el hecho de qué personeros que nunca han constribuido con ayudar una flor a crecer en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Mortifica el hecho de educar durante 24 años consecutivos en distintas universidades de mi pais y en todas salir con la Puerta Grande, a tal punto de poder decir, tengo alumnos del pais entero y que me dicen:

¡Gracias profesor Leandro Ortiz de la Rosa por contribuir con mi formación académica!

Por Leandro Ortiz de la Rosa.

El autor es abogado y periodista

Continue Reading

Opinión

Comisión Permanente de Justicia del Colegio de Periodistas siente preocupación de la suerte que corre periodista José Antoni Fernández Puello

Published

on

Artículo de Opinión
Por Leandro Ortiz de la Rosa (abogado y periodista)
Sectores de la sociedad sanjuaneras se han acercado al periodista Antoni Fernández quién produce el programa “Pido la palabra”.
Todo proviene a causa de enfrentamientos que el comunicador de pido la Palabra ha sostenido con sectores poderosos en San Juan, quienes presuntamente están ligados a mundos oscuros dentro de los cuales se infieren el lavado de activo, usura, enriquecimiento ilícito que dicho sea de paso ya han vertido una andanada de ataques y persecuciones, colocando al profesional de la comunicación en el paredón moral siendo éste víctimas de calumnias e inventivas de parte de sectores que a todas luces exhiben su poderío económico sin que las mismas hayan autoridades que se preocupen por la anormal situación que impera en San Juan.
Es como un imperio a parte lo que sucede en San juan, donde los mismos se encuentran por encima del bien y del mal, es más lo último que se dice es que cuentan con el apoyo de autoridades sin que el gobierno como máximo representación de la administración pública y jefe de la política criminal del Estado se haya percatado de lo que hace desde un tiempo acá está ocurriendo en el Valle de San Juan.
Se habla de una corporación donde participan empresarios, personas que dicen tener cierta conexión con el actual gobierno del presidente Luis Rodolfo Abinader. A éste periodista ha llegado la información de que está a la orden del día los parís, cumpleaños francachelas, compartir de bebederas, comeduras, derroche y algo más donde existen unas autoridades que no se pierden de esos compartir.
Es de preocupación continua el hecho para otros sectores y que un periodista hoy sea visto en el ojo del huracán y víctima de una persecución de parte de sectores interesados en hacer daños al brillante y aguerrido profesional por el solo hecho de defenderse de engaños, y mal sanas intenciones donde se pone de manifiesto la innegociable misión del periodismo en difundir, imprimir y revelar de todo cuanto ocurre en la sociedad de San Juan.
Lo que ocurre en San Juan es algo nunca visto se ha llegado al descaro y lo nunca visto y un secreto a voces de que una supuesta autoridad hace exhibiciones al aire libre en cada encuentro como si su investidura no importara, donde la gente se pregunta ¿Cuál es la autoridad que actúa sin el más mínimo control ¿Sera verdad que se habla de acoso de todo tipo con las empleadas bajo el mando de esa autoridad? ¿Sera verdad que el soborno y la extorción algo nunca visto en San Juan es el pan de cada día Enel despacho de esa autoridad? ¿Es una maña vieja de esa autoridad traída de horizontes lejanos motivo por los cuales tuvo sometimientos y expedientes disciplinarios?
Son varias de las interrogantes que los sanjuaneros se hacen frente a una autoridad con gesto descortés y arbitrario, donde nace la expresión: Detrás de un funcionario arbitrario, siempre hay un hombre corrupto. Un hecho que también se agrega y preocupante más aún qué personeros ligados a la comunicación hoy entren en connivencia con sectores oscuros y hagan silencio ante una atroz y grosera persecución contra el Secretario general del Colegio de Periodistas en San Juan.
La Comisión de Justicia del Colegio de Periodistas en estos momentos hace un llamado para que intervenga la Comisión de Ética Gubernamental en la persona de la Dra. Milagros Ortiz Bosch, la Procuraduría General de la República en la persona de doña Mirian Germán y venga a San Juan, ya que al parecer aquí no hay ningún control, todo se ha ido de las manos, no sabemos de quien hay que cuidarse en éste pueblo si quien se encarga de aplicar la Ley o quién a diario y a diestra y siniestra la violenta ante los ojos de todos y todas.
La presente comunicación ha sido enviada al Colegio dominicano de Periodistas, Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa para que estén al tanto de hechos que pudieran ocurrir en los próximos días donde se harán señalamientos directos de cuales sectores y cual es la autoridad envuelta en todos estos males.
El autor es abogado y periodista
Leandro Ortiz de la Rosa
PARA RECORDAR
Por Rafael Acosta (Periodista)
El colega periodista Antoni Fernández ha sido víctima de abuso, por lo cuál en días anteriores ha demandado a empresarios de San Juan, incluido un medio digital por asuntos que dañan su moral e integridad ante la sociedad y su familia.
Quién devolverá la honorabilidad del prestigiado maestro y periodista Sanjuanero Fernández?
Alguien debe responder por lo que se le está haciendo a José Antoni Fernández Puello.
Será este otro mártir del periodismo dominicano por el simple hecho de exigir su derecho?
Que la Justicia haga su trabajo.

Continue Reading
mayo 2021
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Advertisement

Tendencia